martes, 15 de mayo de 2012

BOLT * * * 1/2



También a los animales se les puede subir a la cabeza la fama, el estrellato y, por qué no, delirios sobre el mundo de la ficción. La casa Disney narra en Bolt (2008), su más reciente digimation (o película totalmente animada digitalmente), la historia de un perro actor, que vive su personaje tanto delante como detrás de las cámaras. La premisa es interesante, desde un punto de vista dramático y psicológico. No pocos actores en la vida real se habrán visto envueltos en dichos dilemas histriónicos. Es como si nuestro perrito protagonista, el Bolt del título (voz de John Travolta), fuero uno de los más apasionados estudiantes del Actor's Studio de Lee Strasberg. Vale decir que Bolt, además, no necesita de entrenadores que anden diciéndole en el set lo que tiene que hacer. Sería la envidia de Rin tin tin o Lassie. Jamás se ha visto perro más avanzado en las artes escénicas que Bolt.

Bolt es el protagonista estrella de un programa de acción. Tiene una fuerza perruna inmensa y es capaz de lanzar rayos láser de sus ojos.  Penny (voz de Miley Cirus), es su fiel compañera en la ficción y su incondicional amiga y dueña en la vida real, desde que Bolt era un cachorro juguetón. Pero como decía, el problema de Bolt es que se lleva su "trabajo a casa", sigue "en personaje" con Penny en la vida real, creyendo que la niña está en constante peligro de ser atrapada por el villano del programa (voz de Malcolm McDowell). Ni su juguete favorito es capaz de distraerlo o un plato de croquetas. Los problemas de nuestro súper perro comienzan cuando, por accidente, acabe dentro de una caja y sea transportado de Hollywood a Nueva York, dejando a Penny desconsolada y a la producción del programa sin saber qué hacer.

El filme está dirigido por directores de filmes animados previos de la Disney (Byron Howard y Chris Williams). Un perro con encanto y carisma; una niña tierna con el corazón partido, una gata callejera (voz de Sussie Essman) y un hamster regordete (voz de Mark Walton), estos dos últimos compañeros de Bolt, que lo ayudarán en su aventura para regresar a Hollywood, nos dan una fórmula que no puede fallar. Bolt como película es entretenida, cumple con su objetivo hasta el final, sin tener grandes pretensiones a-la-Pixar. La animación es decente, conseguida y, con todo y ser completamente digital, los personajes tienen el toque tradicional de la Disney. Especialmente Bolt. De cachorro, parece haber sido animado por viejos animadores de la Disney en los 1940-1950, y sus expresiones faciales deben mucho a los primitivos personajes caninos de estas vieja animaciones. 

Si hay algo interesante para los adultos, aquellos espectadores que busquen algo más que aventuras animadas, es lo bien escrito que está el guión. Mittens, la gata, no podría ser mejor psicóloga, la encargada de "aterrizar" a Bolt, de ayudarlo a que de superhéroe se convierta en un perro normal. Esa es la substancia de la historia, el presenciar el auto descubrimiento de nuestro amigo como un simple mortal. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total