sábado, 30 de julio de 2011

NOWHERE BOY * * * *

Aaron Johnson interpreta al joven John Lennon en "Nowhere Boy".

A los fans de John Lennon y The Beatles (como quien esto escribe), luego de ver Nowhere Boy, seguro nos ha costado trabajo acostumbrarnos al Lennon ojiazul interpretado con mucho espíritu, talento y convencimiento por Aaron Johnson (Kick-Ass). Los fans sabemos que John Lennon no tenía ojos azules, y llegan a ser algo distractores en la película (¿No pudieron haberle puesto unos pupilentes marrones a Johnson?), pero es de reconocerse que el resto de la encarnación que hace el joven actor del fundador de The Beatles, una de las más grandes leyendas del rock, es muy buena. De todas formas, me sigue gustando más el Lennon interpretado por Ian Hart en Backbeat (1994), aunque aquí no es el personaje principal sino Stuart Sutcliffe, de los primeros miembros del grupo, fallecido de una hemorragia cerebral.

Nowhere Boy (título inspirado en la canción “Nowhere Man”) va más atrás que Backbeat, en la época “pre-Hamburgo” de John Lennon y el grupo. Es su época más tormentosa. La realizadora Sam Taylor-Wood (pareja en la vida real de Aaron Johnson), hace de este retrato del músico algo más que una simple biopic. No hay drogas, no hay alcohol, sólo dolor por la figura materna ausente. Es una apuesta para mostrarnos cómo pudo haber sido el John Lennon como fallido estudiante (expulsado del colegio), que de ser un tímido chico habitante de los suburbios de Liverpool en la posguerra, se convirtió en un “rebelde sin causa”, aficionado a dibujar y a escribir, que convirtió a Elvis Presley en su ídolo y modelo a seguir. Aquí, John es una mezcla de Marlon Brando con James Dean. John tuvo en el reencuentro con su mamá, Julia (Anne Marie Duff, intensa), el hecho más inspirador, relevante, sensible y traumatizante de su juventud. En buena parte de la película, Julia parece más una amiga algo desenfrenada de John.

La película (basada en las memorias de Julia Baird, hermana de John) es también un homenaje a Lennon y al Rock’n Roll, en la forma de una art house movie. Es de bajo presupuesto, pero su ambientación es de admirarse incluyendo su gran diseño de arte (fue filmada en locaciones auténticas, incluyendo la casa real de Julia), así como su bella y delicada dirección fotográfica. Kristin Scott Thomas, magnífica como siempre, interpreta a la tía Mimi de John, figura clave de su infancia, la única que se ocupó de él cuando fue abandonado por sus padres a temprana edad. El guión propone un triángulo emocional entre Julia, Mimi y John, el drama por el quebrantamiento familiar y la confusión de este último por no saber a quien corresponderle debidamente. Sabemos cuál fue el destino trágico de Julia, y es a ella a quien John dedicó buena parte de sus canciones después en su carrera musical.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total