domingo, 15 de mayo de 2011

ADAM RESURRECTED * * 1/2

Jeff Goldblum en "Adam Resurrected".

En uno de los planos iniciales de Adam Resurrected (2008), vemos como los ojos de Jeff Goldblum, en un close-up extremo, se mueven camaleónicamente uno independiente del otro. Es una imagen intrigante. Para algunos será divertida, para otros chocante, y para unos más no tendrá sentido. Yo me ubiqué en estos últimos. Honestamente, conforme transcurra la película, un trabajo atípico en la filmografía de Paul Schrader, veremos que no estamos lidiando con un personaje sencillo y accesible. Me refiero al Adam del título, un comediante e ilusionista judío, sobreviviente del Holocausto, que ahora pasa sus días recluído en un asilo junto a otros sobrevivientes en Israel.

Basada en la novela de Yoram Kaniuk, Schrader consigue un filme, que dentro de su monocromática mirada en blanco y negro (estilo “Schindler’s List” y en flash backs) hacia el ascenso del nazismo y el Holocausto, desde el punto de vista de Adam, funciona muy bien. Sin embargo, en su parte actual, con la trama desarrollándose en el asilo, en medio del desierto, a color y con un tratamiento entre lo real y lo fantástico (Schrader lo califica como “realismo mágico”), no me acabó por convencer.

Nunca acabé por sentirme conectado con esa parte del filme, a pesar de estar dirigida con mucha solvencia y estilo por Schrader (la cámara moviéndose, sin cortes, por todo el edificio, arriba y abajo). El sostén de toda la película es la relación que Adam intenta crear con un niño que se cree perro, para salvarlo y volverlo a la normalidad. De alguna manera conecta con su pasado traumático como prisionero del campo de concentración, en donde Adam se convirtió en la mascota de un comandante nazi (Willem Dafoe), y a cambio este le perdonó la vida. Aún así, la película me dejó con la sensación de que tal vez este no era el material adecuado para Schrader.

++ "Adam Resurrected" no ha tenido estreno comercial en España. 


No hay comentarios:

Páginas vistas en total