jueves, 9 de diciembre de 2010

INCEPTION * * * * *

 "Inception", un viaje freudiano hacia los recovecos del subconsciente.

La más reciente película de Christopher Nolan, Inception (2010), no es fácil de ver. Esto no es nada nuevo, la mayoría del cine de Nolan no es sencillo de apreciar. Ni siquiera lo son sus dos entregas del nuevo y todavía más obscuro Batman. Aunque se basa en clásicas tramas de suspenso y del film noir, el cine de Nolan descansa en complejas estructuras narrativas y argumentales, que demandan una gran atención por parte del espectador. Su primer largometraje, Following (1998), tiene una narración no lineal, y ya anunciaba lo que vendría después en su filmografía: historias de hombres atormentados por los recuerdos, la memoria, algún hecho traumático de su pasado y que los ha marcado de por vida. Su película más accesible a la fecha quizás sea Insomnia (2002), en contraposición con la más obscura, difícil de digerir, compleja y magistral Memento (2000), sobre un hombre que carece de memoria a corto plazo, y tiene que escribirse en el cuerpo notas que le ayuden a recordar cosas importantes.

Inception es la película más espectacular de Nolan hasta la fecha. En una escena, mientras Cobb, personaje interpretado por Leonardo DiCaprio, deambula por las calles de Paris en un sueño, junto a una chica estudiante de arquitectura, Ariadne (Ellen Page), ambos se detienen en un puente para contraponer dos enormes espejos. El efecto es muy conocido: las imágenes de uno y otro espejo se reflejarán ad infinitum. Una contenida dentro de otra. Esto no hace más que simbolizar la idea genial que subyace en la trama de Inception, es decir, la posibilidad de soñar que estamos soñando, y de que en ese último sueño soñemos que soñamos. El sueño contenido dentro de un sueño, como una muñeca rusa.

Por supuesto, estamos en los terrenos de la fantasía. No sé, pero creo que para ser capaz de eso, el ser humano debería tener una enorme capacidad cerebral que pudiera contener tal cantidad de información, y que a su vez no enloqueciera en el proceso. Se dice que durante el sueño, el cerebro se encarga de organizar la información que absorbió durante el día, junto a otra serie de datos que proviene del propio subconsciente. En la película, los personajes consiguen hacer esto durmiendo bajo los efectos de sedantes, y son capaces de compartir un mismo sueño en grupo.

La historia cuenta cómo Cobb y un grupo de “elite” (como salido de Mission Imposible), se encargan bajo encargo de espiar y de sembrar información en el cerebro y subconsciente de las personas. Claro, esto no suena muy legal, pero empresarios millonarios están muy interesados en este servicio. En la historia será Saito (Ken Watanabe), un influyente empresario nipón, que solicitará a Cobb un “inception”, o sea, sembrar una idea, una pieza de información en el cerebro de un “competidor”, Robert Fischer (Cillian Murphy), a punto de heredar todo el emporio de su padre moribundo (pequeña participación de Pete Postlethwaite).

Es como un “lavado de cerebro”, pero llevado a una realidad virtual, con escenarios concebidos por los “soñadores”, edificios diseñados por un “arquitecto” (o “arquitecta” en este caso), alguien encargado de la tecnología y de investigar los antecedentes de las “victimas”, Arthur (Joseph Gordon-Levitt) y un maestro del disfraz, Eames (Tom “Bronson” Hardy), capaz de cambiar su fisonomía en los sueños. Si se quiere despertar de un sueño, sólo tienes que “morir” en el, o por medio de una sacudida o “kick”. O también escuchar a Edith Piaf cantar “Non, Je Ne Regrette Rien”.

La historia se ahorra muchos detalles, muchas explicaciones, como por ejemplo cómo es que la genial Ariadne es capaz de “transportar” todos sus diseños al mundo de los sueños. Pero esto no haría más que complicar una trama de por sí compleja, que nos lleva por varias tramas paralelas, por los diferentes niveles del subconsciente, en este caso 4, siendo el último una especie de limbo en donde un sueño puede sentirse que dura toda una vida. Uno puede soñar que envejece ahí, como le sucederá a un personaje. Porque el tiempo en un sueño es, ilusoriamente, más largo que en la realidad.

Cobb, curiosamente, es como el policia federal interpretado por el mismo DiCaprio en “Shutter Island”, atormentado por el recuerdo de la muerte de su esposa. En los sueños hay trampas y engaños del subconsciente (“ilusiones”, “proyecciones”), y para Cobb es la constante aparición de la imagen de su esposa fallecida, Mal (Marion Cotillard), quien siempre se aparecerá en los sueños para sabotear las operaciones, para distraer a Cobb, quien no puede regresar a EU porque se le culpa de la muerte de aquella.

Técnicamente, Inception es un prodigio. Visualmente, Nolan se inspira en el arte de M.C. Escher, el creador de la escalera “infinita”, y de otras obras basadas en ilusiones ópticas. “Paradojas”, según las llama en la película. Una de las escenas más geniales y espectaculares, es ese pasillo del hotel en el que los personajes flotan como en gravedad cero. Nolan es muy renuente a revelar los secretos técnicos de sus filmes, pero según sé esto se hizo con poco o nulo trabajo digital, con un set hidráulico giratorio. La música vuelve a estar a cargo de Hans Zimmer, que le da un aire todavía más intrigante a la trama. Inception es un fantástico viaje “freudiano”, sobre la catarsis y el poder curativo de las culpas a través de los sueños.

++El DVD no contiene extras, pero el Blu-ray está lleno de cosas interesantes como: 
Réplica del maletín usado por el protagonista de la película, un peón (icono de la película), 4 postales con los teaser póster, libreto de instrucciones de la máquina/maletín que genera los sueños
Disco 1: Modo Extracción: "Infíltrate en el mundo de sueños de 'Origen'", videos sobre cómo  Christopher Nolan, Leonardo DiCaprio y el resto del reparto y del equipo diseñaron y lograron los momentos estrellas de la película.
Disco 2: Detrás de la historia, "Proyecto Somnacin: Archivos confidenciales", la banda sonora de "Origen", trailers, spots de televisión, y mucho más.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total