sábado, 12 de junio de 2010

LAW ABIDING CITIZEN * * 1/2

¿Es esta la cara de un asesino? Gerard Butler y Jamie Foxx estarán encerrados en un laberinto de enigmas y muerte en "Law Abiding Citizen".


Hay una secuencia rescatable en el derivativo thriller Law Abiding Citizen (2009), por la manera en que está montada. En la secuencia se juntan dos acciones paralelas. En una de ellas, una niña da un recital de cello, y al principio vemos cómo abre su maleta, saca el instrumento y luego se dispone a tocar. Al mismo tiempo, vemos cómo otro hombre saca una sierra eléctrica, dispuesto a cobrar venganza contra el criminal que asesinó a su esposa e hija.

No hay casi nada nuevo en esta película dirigida por F. Gary Gray, y producida por Gerard Butler. Al final, la película cumple como un simple entretenimiento, a pesar de “tomar prestada” la idea de Seven, en la historia de un hombre, Clyde Shelton (Gerard Butler), que busca venganza contra los asesinos de su esposa e hija. El dudoso sistema judicial de la ciudad de Filadelfia, ha dejado en libertad a uno de los criminales. Clyde no nada más busca venganza contra el autor material de los asesinatos, sino contra todo el sistema judicial y sus involucrados, incluyendo juez y abogados.

El guión, escrito por Kurt Wimmer, tiene tantos giros y cambios en Clyde que, más que resultar excesivo, todo el asunto acaba siendo un verdadero acertijo por resolver. En concreto: ¿Cómo es posible que Clyde pueda planear y ejecutar múltiples asesinatos desde prisión? ¿Hay alguien ayudándole desde afuera, o él solo hace todo? Tuvo diez años para planear meticulosamente todo, incluso que lo encerraran por haber tomado justicia por su propia mano. Nada puede salir mal. Lo fascinante será ver cómo Clyde, de ser un cariñoso padre de familia, se convierte en un terrorista que pondrá a la ciudad de Filadelfia en completa alerta.

Nick Rice (Jamie Foxx), el abogado de Clyde, verá atónito su inesperada transformación. Nick simpatizará de inmediato con Clyde, al ser este también un padre de familia, siempre ocupado para ir a ver a su hija dar un concierto de cello. Convertido en un monstruo, Clyde manipula toda la situación a su antojo desde prisión. Es como el cerebral personaje de Seven, pero esta faceta de Clyde tan sólo me ha interesado unos cuantos minutos en la primera parte. Hay un par de escenas muy buenas aquí: la persecución del criminal por los techos de unas casas; y otra en la que toda la policia se movilizará para dar con un abogado desaparecido.

Luego de que se nos revela un gran secreto del pasado de Clyde, que nos ayudará a entender más lo que está sucediendo, Gary Gray baja la guardia. La película ya no es tanto el interesante entramado de enigmas por resolver, sino un simple thriller dominguero. No me he creído tanto a Gerard Butler como el genial Clyde, mientras que Jamie Foxx ofrece una actuación demasiado elemental para lo que estamos acostumbrados a ver de él. Sin embargo, Law Abiding Citizen es un thriller pasable en la medida que no se le exija demasiado.

++Lo mejor: La primera parte, adrenalínica y sanguinolenta.
++Lo peor: Que su cerebral inicio se va perdiendo pasada la primera mitad.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total