sábado, 19 de junio de 2010

THE BLIND SIDE * *

¿Y eso de allá será un Oscar o un Razzie? Sandra Bullock en "The Blind Side", cuya actuación le dio, inexplicablemente, el Oscar a "Mejor Actriz" este año.

Mientras veía The Blind Side (2009) , no dejaba de preguntarme: ¿En que estaban pensando los miembros de la Academia de Hollywood, si es que estaban pensando, al darle el premio a “Mejor Actriz” a Sandra Bullock por su trabajo en esta película? Si hubiera sido un concurso de belleza lo hubiera entendido, ya que la Bullock luce bastante guapa en muchas escenas. Pero histriónicamente hablando, Sandra Bullock hace lo de siempre: interpretarse a sí misma.

¿Que Sandra Bullock supo hacer un bonito acento sureño para su personaje? Si, supo hacerlo, suena muy sureña. Aunque en algunos momentos, como que lo olvidaba y usaba su acento real. Bueno, en lugar de tratar de responder a estas preguntas sin respuesta, lo que debo hacer es comprender a la Academia y su tradición de premiar historias inspiracionales, edificantes y de superación personal. Y si están basadas en casos de la vida real, mucho mejor. Porque eso es The Blind Side, adaptación del libro homónimo de Michael Lewis, cuyo título, según pude entender, hace referencia a un “punto ciego” en el futbol americano, en el que un jugador no puede observar lo que sucede a su alrededor, pero que de alguna forma infiere la jugada o aproximación de su contrincante. Si me equivoco, agradeceré mucho la corrección.

Al leer esto, seguramente muchos pensarán dos veces ver una película sobre futbol americano. En realidad no lo es. Este deporte tan sólo es un pretexto para desarrollar la archiconvencional historia que presenciamos. Big Mike (Quinton Aaron) pudo haber acabado involucrado en el judo o la lucha grecoromana y hubiera dado lo mismo. El caso es que Michael “Big Mike” Oher, de no tener casa ni educación a sus veintitantos años, llegó a convertirse en jugador de la NFL y tackle de los Ravens de Baltimore, gracias al buen corazón de Leigh Anne Tuohy, una diseñadora de interiores y esposa de un adinerado propietario de restaurantes.

Esta feel good movie (es decir, películas que intentan hacernos sentir bien al salir de la sala de cine por sus moralejas) es predecible hasta más no poder desde el principio, ya que su historia la hemos visto innumerables veces. El mundo que nos muestra el realizador John Lee Hanckock es uno idílico. Es un mundo en el que vemos a una familia que más feliz y perfecta no podría ser. Los Tuohy viven en una lujosa residencia a la que llega el tímido y temeroso Big Mike, quien no sabe lo que es dormir en una cama (sólo ha dormido en el suelo y ocasionalmente en sillones) y fue separado de su madre, adicta a las drogas, siendo apenas un niño. Los Tuohy están formados, además de la guapa Lee, por un despreocupado padre (Tim McGraw), una guapa hija adolescente (Lily Collins) y un precoz e inteligente niño (Jae Head), que llega a ser tan simpático como una patada en el trasero.

Si hay dos o tres momentos de tensión en el blando guión, escrito por el mismo Lee Hancock, sería decir mucho. Y es que una de las cosas que más me han resultado chocosas de esta película, es que su universo es tan irrealmente feliz y perfecto, que su pretensión de ser un melodrama social, que habla del racismo y la discriminación en el sur estadounidense (“No me digas que estás teniendo culpa de blanco”, le pregunta a Lee una incrédula amiga), acaba siendo apenas creíble. The Blind Side no es más que una suerte de telefilme al estilo Hallmark, que se beneficia con la presencia de una estrella de Hollywood de peso como Sandra Bullock. Y se dice que el personaje le fue ofrecido a Julia Roberts.

El colmo es que ni siquiera los aficionados al futbol americano van a disfrutar mucho esta película. Hay poco futbol, pero eso sí, un montón de personalidades extraídas del mundo del futbol colegial y profesional adornando inútilmente la trama. Ahora, si lo que se quiere es admirar la curvilínea figura de Sandra Bullock, adelante.

++Lo mejor: Lo guapa que luce Sandra Bullock.
++Lo peor: Su chocante e idílico universo feliz, en donde incluso hasta las mesas se ven brillantes y limpias todo el tiempo. En serio, fíjese bien en todas las mesas que aparecen en la película.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Así de aburrida ha de estar, Alex, para que te hayas puesto a revisar las mesas. ¡Paso!

Àlex Frias dijo...

Salen tan brillantes las mesas Joel, que es difícil que pasen desapercibidas.

Páginas vistas en total