jueves, 22 de abril de 2010

NIKOGARSNJA ZEMLJA * * * *

Dos soldados enemigos quedarán atrincherados en "Nikogarsnja zemlja", ambientada en la Guerra de los Balcanes en 1993.





“Por más que queramos, no se puede permanecer neutral siempre”, sentencia un general francés de las fuerzas de la ONU en algún instante de En Tierra de Nadie (Nikogarsnja zemlja, 2001), tercer largometraje del realizador bosnio Danis Tanovic. Aquellas palabras no podrían ser más reveladoras, en una historia que se ambienta en la guerra de los Balcanes de 1993, entre Bosnia y Serbia. En un espacio supuestamente neutral (que le da título al filme), un pequeño pedazo de “tierra de nadie”, dos combatientes, el bosnio Ciki (Branco Djuric) y el serbio Nino (Rene Bitorajac), se convertirán en presa uno del otro dentro de una trinchera. Pero ese tal vez sea el menor de sus problemas, ya que un compañero de Ciki ha quedado convertido en una trampa mortal, luego de que Nino y otro soldado le colocaran debajo una mina, al creerlo un cadáver.

Escrita por el mismo Tanovic, la película es un pequeño y sencillo melodrama bélico, que en muchos instantes se adentra en los terrenos de la sátira política. Sin embargo, la historia se irá convirtiendo en una agridulce metáfora sobre la imposible reconciliación entre dos frentes, cuyos soldados no saben a ciencia cierta porqué pelean o quién ha empezado todo. Por otro lado, En Tierra de Nadie es una muy eficaz y bien tramada crónica sobre la voraz labor de los reporteros de guerra en medio de un conflicto, además de una crítica certera al papel no nada más militar, sino político de las fuerzas pacificadoras de la ONU, es decir, los llamados “cascos azules”, con sus oficiales preocupados más por su imagen antes los medios.

En este escenario nadie sale bien librado. No, espere, ceo que me equivoco. Si hay alguna voz que se alce por la paz y la cordura en la película, esa será la de Cera (Filip Sovagovic), el infortunado combatiente bosnio, quien recostado sobre una mina sabe que cualquier movimiento puede ser fatal. Es la víctima de la ineficacia y burocracia de las Naciones Unidas; es aquel que se ha convertido en la historia sensacionalista de la televisión británica, es la bomba humana que nadie querrá tocar.

La realización de Tanovic es un trabajo en el que funcionalidad y buen ritmo narrativo se conjugan de manera admirable. Tanovic demuestra un gran dominio del buen suspenso, alrededor de la suerte de estos tres combatientes atrincherados.

++ Los extras incluyen trailer, ficha artística, ficha técnica y filmografías selectas.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total