martes, 6 de abril de 2010

DETRÁS DE LAS CÁMARAS

En España apenas hay críticos de cine. Los que quedan son los restos de un naufragio felizmente olvidado. De una cinematografía censurada, de un país pobre, escrita por gente que no viajaba y que estaba aferrada a prejuicios marxistas o cristianos, o una amalgama de ambos. Por ejemplo, la muerte de Angel Fernández Santos plantea a la sección de Cultura del periódico "El País" la difícil papeleta de su sustitución.

México tiene una buena cantera, y en parte común, de críticos de cine. Conocí a Emilio García Riera, ejemplo de buen hacer y de buen beber.

++El realizador, guionista y productor español José Luis García Sánchez, sobre el oficio de la crítica de cine.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total