jueves, 15 de abril de 2010

DESEO * *

Leonardo Sbaraglia y Leonor Watling como la improbable pareja romántica en "Deseo".


Ha sido difícil para mí encontrar virtudes en una película tan predecible como Deseo (2002), del madrileño Gerardo Vera. Bueno, la película tal vez sí cuente con una virtud, y es que Gerardo Vera (La Segunda Piel) demuestra ser mejor director de arte que otra cosa. Al fin y al cabo esa es su especialidad, como pudo verse en su trabajo como diseñador de producción de La Niña de tus Ojos. Al menos, he podido sentirme mínimamente ubicado en la España de la Postguerra Civil y de mediados de la Segunda Guerra Mundial.

Deseo falla como melodrama romántico, por sus poco inspiradas escenas eróticas y la nula química entre la pareja protagónica, formada por Leonor Watling y el argentino Leonardo Sbaraglia. Por otro lado, si la intención de Vera fue conseguir un thriller político aderezado con un poco de regusto a viejas historias de espionaje, nunca pude sentir su película emocionante o interesante en ese sentido.

Leonor Watling interpreta a Elvira, una guapa chica que entra a trabajar como empleada doméstica en el lujoso apartamento de un diplomático argentino, afincado en Madrid (Sbaraglia). No es nada difícil adivinar lo que irá sucediendo, mientras vemos cómo va aumentando el interés de Pablo por Elvira, entre obsequios y literatura alemana. Mientras, la humilde Elvira es impresionada por la vida lujosa de Pablo, muy alejada de su modesta vida al lado de su hermana (María Vázquez) y su madre muda (Rosa Maria Sardá). Elvira, además, tiene un pasado traumático en la Guerra Civil, con su padre fusilado por los franquistas y su esposo (Ernesto Alterio) en prisión por ser comunista.

El triangulo amoroso no podría ser más obvio. El problema no es tanto lo obvio y predecible que resulta el desarrollo de la trama, sino cómo la película se derrumba por una segunda mitad tan ingenua como monótona. Cecilia Roth intenta -sin mucho esfuerzo- ser la “villana” de la película, una ambigua y venenosa femme fatale, pro-nazi y que trata de interponerse entre Elvira y Pablo. No pongo en duda lo guapa que luce Cecilia Roth, pero su personaje es tan decepcionante como Elvira, con todo y que el filme ha sido escrito por la guionista asturiana Ángeles Caso. Rosa Maria Sardá está completamente desperdiciada como la muda madre de Elvira (muda por traumáticos sucesos del pasado), con poco o nada que aportar a la historia. Si hay un personaje femenino que logró transmitirme cierta intensidad, es el de la hermana de Elvira, Raquel, interpretada con eficacia por María Vázquez.

Al final, estamos ante una película con un desequilibrio en su historia, donde todos los personajes argentinos son filo-nazis, colaboracionistas del gobierno de Franco y capaces de deprimirse cuando se enteran que el Führer se ha suicidado. Norma Aleandro interpreta a la madre de Pablo, dispuesta a ayudar a los nazis a exiliarse a la Argentina del General Perón. Pero no nos engañemos, la historia no es tan “thrilleresca” como suena, ni tan política. Deseo no es más que un aburrido telefilme apenas visible.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total