lunes, 12 de abril de 2010

CHANGELING * * * * 1/2

Angelina Jolie interpreta a una madre dispuesta a enfrentar a la policia con tal de encontrar a su hijo en Changeling.




La historia contada en Changeling (2008) está basada en un caso real, ocurrido en el Estados Unidos previo a la gran Depresión de 1929. Su guionista, J. Michael Straczynski, hurgando en los archivos oficiales de Los Ángeles, se topó con el caso de una madre, Christine Collins, cuyo hijo desaparecido había sido substituido por otro que la policia había encontrado. No nada más Christine fue obligada a aceptar ese niño, sino que se le obligó a creer que era su verdadero hijo Walter, con todo tipo de argumentos absurdos. La policia hizo sentir a Christine que estaba siendo afectada por un delirio, o alguna clase de locura.

Clint Eastwood no tiene ningún problema para que simpaticemos con Christine desde el inicio, interpretada de una manera portentosa por Angelina Jolie. Christine es un modelo de mujer a seguir, una eficiente supervisora en una compañía telefónica, encargada de resolver problemas técnicos, así como una dedicada y cariñosa madre soltera de un niño de 9 años, Walter (Gattlin Griffith). El único error de Christine fue confiarse demasiado una tarde y dejar a su hijo sólo en casa. Luego de esa tarde, Christine jamás volvería a ver a su hijo.

Somos testigos a lo largo de la película (de poco más de 2 horas de duración), de la incansable lucha de Christine por encontrar a Walter. Es una doble lucha la que lleva a cabo: la de encontrar a su hijo y la que lleva a cabo contra un corrupto e ineficiente cuerpo policiaco. Meses después, la policia avisará a Christine que han encontrado a Walter, y dicho evento no será otra cosa sino que el inicio de una torturante lucha para ella, incluso contra su propio estado emocional y mental, al ver que ese niño no es su hijo. Todo no será más que un montaje mediático tramado por el capitán de policia (Jeffrey Donovan, lo llegará a odiar se lo aseguro), para ocultar a la opinión pública la ineptitud de la policia en su búsqueda de Walter.

Como siempre, la dirección de Eastwood es mesurada y sin complicaciones. Su narración es lineal, pero llena de sorpresas. Cuando todo parece agotado para Christine, cuando parece que ya no hay esperanza para ella, siempre habrá un giro sorpresivo en la historia. Su final no es precisamente uno feliz, en un término estrictamente hollywoodense, pero sí satisfactorio. El guión es impecable, sin cabos sueltos. Llegó un momento en que la historia me recordó a “In Cold Blood”, de Truman Capote.

Clint no duda en coquetear con el suspenso policiaco y algo de film noir. La historia revela el lado obscuro de Los Ángeles en los años 1920; una ciudad tranquila y en la que parece no caber el caos (ambientado con sumo detalle en su gran vestuario y diseño de producción), que revela su lado demencial y violento. Hospitales psiquiátricos también corruptos, una policia con métodos violentos, y donde cabía la posibilidad de que un asesino serial estuviera suelto robando niños.

Pero entre todo este panorama desolador, Christine no estará del todo desamparada. En ese sentido, John Malkovich, como un pastor que hace las veces de crítico del sistema y el gobierno en las transmisiones por radio de sus misas, será un apoyo crucial para Christine. Mientras, dentro de una policia corrupta siempre habrá un policia “bueno”, dispuesto a cuestionar la autoridad en el detective interpretado por Michael Kelly.

Changeling acaba siendo un melodrama femenino poderoso, intenso de principio a fin. Clint, quien como es habitual ha compuesto la banda sonora, ofrece un poco de todo, siempre dosificado, siempre sin mostrarse excesivo. Sus escenas violentas son estremecedoras sin necesidad de ser sangrientas o mostrar demasiado. Las escenas de juzgado tienen lo justo y necesario, no en uno sino… ¡dos juicios! Es genial su manera de alternar las narraciones de ambos juicios, sin caer en lo cansado que hubieran podido ser. Pero si hubo algo que me impresionó, es la gran actuación de Angelina Jolie (nominada al Oscar a Mejor Actriz) como la vulnerable, tranquila y contenida Christine, en camino a mostrar una fuerza emocional y de carácter que ni ella misma sabía que tenía.

++ El DVD contiene dos documentales: "Socios en el delito: Clint Eastwood y Angelina Jolie" y "El hilo común: Angelina Jolie se convierte en Christine Collins".

No hay comentarios:

Páginas vistas en total