jueves, 3 de diciembre de 2009

ADVENTURELAND * * 1/2

Con una atractiva banda sonora, "Adventureland" cuenta con una historia más que predecible, sobre adolescentes tratando de encontrar su camino.





No he visto Superbad, anterior largometraje del realizador Greg Mottola. Al menos, por lo que pude ver en el trailer, es que los terrenos en los que gusta moverse temáticamente es la comedia juvenil, sobre el complicado proceso de chicos que están a punto de pasar de la adolescencia a la madurez. Lo asumo así, porque Adventureland (2009) trata precisamente de eso, un retrato sobre un chico preocupado por obtener su independencia del nido familiar, encontrar una universidad, escoger una carrera y un trabajo veraniego.

El protagonista, es el clásico chico nerd, nada agraciado, inseguro y torpe, James Brennan (Jesse Eisenberg), quien sueña con ser periodista. A pesar de ser inteligente y con mucho talento, con un currículum que incluye mucha experiencia en actividades escolares, James solamente consigue trabajo en un parque de diversiones de quinta categoría, llamado precisamente “Adventureland”. La historia avanza a pasos predecibles. El parque es el escenario perfecto para que James encuentre el amor, con una chica rebelde, llena de conflictos emocionales y aficionada al alcohol, Em, interpretada por Kristen Stewart (los distribuidores no pudieron haber elegido mejor momento para estrenar este filme, el mismo día que New Moon, también protagonizada por Kristen Stewart), quien ya debe saberse de memoria esta clase de personajes. Kristen luce tan natural en su personaje, que parece difícil imaginar que haya realizado algún ensayo previo.

Los dueños del parque, son un matrimonio interpretado por esa dupla de comediantes extraída de Saturday Night Live, Kristen Wiig y Bill Hader, quienes están como personajes de relleno para los contados momentos cómicos, nada geniales ni mucho menos. Simplemente están presentes con la posibilidad de que puedan arrancarte una sonrisa. La historia está ambientada en 1987, y debo confesar que hubo momentos de Adventureland que me hicieron reír un poco. No creo que sea una comedia del todo dirigida para adolescentes del siglo XXI, debido a que está llena de referencias a los 1980, con las cuales tal vez sea difícil que se identifiquen o que reconozcan. Por ejemplo, la banda sonora está llena de canciones icónicas de aquella década, de grupos como The Cure, Velvet Underground, Falco y su famoso “Rock me Amadeus” (se usa hasta el hartazgo en uno de los juegos mecánicos del parque), Lou Reed, entre otros.

Adventureland tal vez sea más disfrutable para nostálgicos de la época. Por lo demás, su trama no tiene mayor complicación y avanza a paso más que seguro, poblada de drogas, alcohol y… vómito. El triángulo emocional-romántico no tarda en formarse entre James, Em y un tipo mucho mayor que ella (Ryan Reynolds), con quien está teniendo una relación. Es una película que forma parte de ese nuevo género de comedias que intentan hacer un retrato real y sin tapujos sobre la juventud, aunque esté ubicada más de 20 años atrás. Podremos esperar diálogos y bromas sexuales, así como mucha mariguana. Si bien me pareció una comedia pasable y visible, con todo y sus citas a Dickens, Herman Melville y Nicolai Gogol, no me pareció la gran película sobre jóvenes y sus problemas existenciales que pudo haber sido.

++Lo mejor: la banda sonora y la buena fotografía a cargo de Terry Stacey.
++Lo peor: su trama sin muchas ambiciones.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total