domingo, 25 de octubre de 2009

SABIAS QUE...


++El "Sabias qué..." de esta semana, está dedicado a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood, se fundó el año de 1927. Al principio se llamó "Academía Internacional de Artes y Ciencias Cinematografícas", aunque el término "internacional" sería retirado posteriormente.

Su fundador fue Louis B. Mayer (originario de Minsk, Rusia), quien en 1924 fundara también la legendaria productora Metro Goldwyn Meyer, junto a otro magnate, Samuel Goldwyn.

Mayer abrió su primera sala de cine en 1907. Mayer se nacionalizó norteamericano, y se sentía tan norteamericano que cambió su fecha de nacimiento al 4 de julio.

El actor Douglas Fairbanks fue el primer presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Walt Disney fue el mayor "coleccionista" de estatuillas doradas. Ganó 20 en total, buena parte durante los años 1920 y 1930, gracias a sus magníficos cortometrajes y a Snow White and the Seven Dwarfs (1937), primer largometraje animado.

Según reza en los estatutos, un artista será invitado a entrar en el organismo "cuando sus servicios a la industria del cine hayan sido lo bastante significativos como para que los miembros de la Academia expresen su deseo de tenerle como compañero".

En 1931 se establecieron dos categorias: miembro en activo y miembro asociado. La primera implica todos los derechos, incluído, por supuesto, el de participar en la votación de los Oscares.

En la mayoría de los casos, para ingresar a la Academia se exigen, al menos, dos trabajos acreditados en el cine, cierto número de años de experiencia profesional, y el padrinazgo de dos miembros. ¿Existe una manera más sencilla? Sí, ganar una nominación. Todos los nominados son invitados casi automáticamente a hacerse miembros. Una vez admitido, la pertenencia es vitalicia.

Cary Grant y Alfred Hitchcock tuvieron varias nominaciones a los premios Oscar, pero nunca ganaron un premio. Grant, al menos, recibió un Oscar honorífico como premio de "consolación", en 1969.

Otras "manias" de la Academia, han dejado sin Oscares a grandes leyendas del cine, como Marilyn Monroe, Edward G. Robinson, Ernst Lubitsch, Kirk Douglas, Richard Burton, Peter O'Toole, etc.

En 1956, la Academia añadió una nueva regla a su estatuto: cualquier persona sospechosa de simpatias comunistas sería inelegible para un Oscar. Sin embargo, en la ceremonia de ese año, el premio al mejor guión original fue para Robert Rich, pseudónimo de un guionista vetado, Dalton Trumbo, autor del guión de "The Brave One". Otro caso similiar fue en 1958, en el que se dió el Oscar a Mejor Guión Original a Nathan E. Douglas, pseoudónimo de Ned Young, por su guión escrito para "The Defiant Ones". En 1993, la Academia le concedió su crédito a Young, a petición de su viuda y de la rama de los guionistas de la Academia.

En 1978, cuando Vanessa Redgrave recibió un Oscar por su actuación en Julia, lanzó un discurso propalestino en el escenario, produciendo así uno de los momentos más tensos en la historia de la Academia.

Cuando Jane Fonda fue nominada a Mejor Actriz en 1970 por su trabajo en Klute, fue criticada por muchos por su activismo político. Sin embargo, al recibir el premio prefirió guardar silencio y no hablar de política.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total