domingo, 18 de octubre de 2009

EL CARTEL

NEW YORK, I LOVE YOU * * *
De los dos carteles que se produjeron para New York, I love you, sólo uno llamó mi atención. El otro repetía, en esencia, la misma idea del cartel de Paris je t’aime: la imagen cliché del corazón, trabajada en forma de varias imágenes aglutinadas de la Torre Eifell. De hecho, me gustó aquel cartel de Paris Je t’aime , más que las convencionales ideas para New York, I love you. El cartel que me gustó, fue uno que, si bien recurre a la imagen cliché de la Estatua de la Libertad, me agradó por su aire bohemio e informal. La imagen parece una pintura al gouche, y justo en la antorcha se ha colocado la imagen de un corazón. La combinación de colores es atractiva, y lo mejor es que logra transmitir un ambiente romántico y nocturno. El acomodo de todos los créditos quizás sea lo menos atractivo, con los nombres de los actores en la parte superior, y el resto de los créditos encima de la estatua. En resumen, un cartel de esos que te esperas encontrar en un café (ninguno perteneciente a una franquicia, aclaro) agradable de ver y que tiene su encanto.



THE UGLY TRUTH * * *

No me molestaré en comentar el cartel que se ha utilizado para promocionar The Ugly Truth, más que convencional y trillado. Sin embargo, sí comentaré uno de esta misma película, poco divulgado y que me parece más interesante. Como siempre, es el cartel teaser, que parte de la idea de la señalética que se utiliza en los baños para hombres y mujeres. Sobre el icono de la mujer, se ha colocado un corazón en la cabeza, y en el icono del hombre se ha colocado también un corazón pero,…en los genitales. Es una simbología sencilla pero efectiva, que utiliza un corazón (símbolo del amor) para establecer un claro contraste entre las sensibilidades y emociones femeninas y masculinas. ¿La mujer es más emocional y cerebral, mientras que el hombre es más…”genital” cuando del amor se trata? Como este espacio no alcanza para tan complicado dilema, tan sólo diré que existe un par de versiones más de este mismo cartel: uno con Katherine Heigl sustituyendo el icono femenino y sosteniendo el corazón, y otro con Gerard Butler sustituyendo a su vez al icono masculino. Ah, por cierto, nada más aclarar que también nosotros tenemos sentimientos a veces.


ORPHAN * * *

El cartel de Orphan es un rígido retrato de la niña protagonista, Isabelle Fuhrman. Lo que inmediatamente llama la atención, es el duro rostro de la niña. A través de una serie de desenfoques, realizados digitalmente, se juega con el simbolismo de los misterios que esconde el personaje. El juego cromático me parece bueno, una combinación de tonos verdes del fondo con el azul del vestido, que armonizan al ser colores complementarios. Es un cartel que está lejos de cualquier pretensión estética o artística, por supuesto, pero funciona para una película de suspenso paranormal. El rostro de la Fuhrman se te queda grabado en la cabeza, con su mirada directa y desafiante. El retoque fue lo suficientemente cuidadoso, para lograr un efecto entre natural y artificial, en especial, en las áreas del rostro. Mientras, la combinación de fuentes de luz, una detrás de la actriz y la otra cayendo desde arriba sobre su rostro, acentúan todavía más el aura de misterio. El tagline es bueno: “There’s something wrong with Esther” .

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Alex, ese cartel de The Ugly Truth me recuerda ese dicho (oído la primera vez por mí a Robin Williams) de que Dios nos dio a los hombres un cerebro y un pene... y la suficiente sangre para que funcione uno de los dos a la vez.

Àlex Frias dijo...

Así es, jajaja, y habemos muchos a los que no llega suficiente de esa sangre al cerebro. ¡Gracias Joel!

Páginas vistas en total