jueves, 6 de agosto de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO

La imagen encantadora y optimista del cartel de "Story of G.I. Joe" (1945) pretendía símbolizar el lado emotivo y humano de los soldados, a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Hasta ahora, los comentarios no han sido muy favorables para G.I. Joe: The Rise of the Cobra, y todo apunta a que se agrega a la lista de churros veraniegos. A pesar de que no tienen nada que ver una con la otra, no estaría mal hacer una pequeña revisión del cartel de la película que inspiró en parte la creación de los juguetes "G.I. Joe", Story of G.I.Joe (1945), dirigida por William A. Wellman.

Existen dos versiones de una misma idea, una horizontal y otra vertical. En la vertical, el diseñador se tomó demasiado en serio la solemnidad y rigidez que una película de tema militar podría sugerir. Hay carteles de películas bélicas que no por eso son tan lineales, como el de Sands of Iwo Jima (1949), formado por varias ilustraciones, atractivas e impactantes, al igual que su tipografía, coloreada con los colores de la bandera estadounidense.




Más efectivo comercialmente hablando, el cartel horizontal usaba la misma imagen del soldado y el perro, en una propuesta más dinámica y colorida.

En el cartel de "Story of G.I. Joe", tenemos una ilustración con el estilo artístico empleado en la mayoría de los carteles de los 1940. Contrario a las imágenes de acción que uno esperaría ver en el cartel de una película bélica, en este caso es una imagen simpática, con mucho encanto y más optimista: un soldado cargando un perro cocker. Y el perro no hace más que señalar el lado humano y emotivo del soldado. Es una ilustración realizada al óleo, y sería interesante saber el impacto que tuvo en los espectadores en la época de su estreno. Era el año 1945, la Segunda Guerra Mundial estaba terminando y el ejército estadounidense regresaba triunfante. La imagen muestra a un soldado, no sosteniendo un fusil (este descansa a sus espaldas), sino a un adorable cocker spaniel.

Ahora, en cuanto al diseño tipográfico, este no tiene el mismo peso ni impacto visual que la ilustración. Esta coloreado con un pesado y denso color negro, que no hace más que reafirmar la rigidez tipográfica. Caso contrario es el del cartel horizontal, que si bien la viñeta con el título de la película es similar, está más coloreada, usando los colores de la bandera norteamericana. En resumen, es evidente que el fuerte de este diseñador no era tanto el diseño tipográfico, sino la ilustración, y en el caso del segundo cartel se agregan dos imágenes más, una en la parte superior izquierda, del correponsal de guerra Ernie Pyle, con su máquina de escribir (narrador de la historia en el filme), y abajo, la imagen de un grupo de soldados caminando, pero insisto, es una actitud pasiva la que caracteriza a los dos carteles.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total