martes, 5 de mayo de 2009

INLAND EMPIRE * * 1/2

Enfrentarse a un filme del inclasificable David Lynch, es una experiencia que puede ser desde inquietante hasta exasperante. Inland Empire (2006) es su más reciente película después de haber dirigido Mulholland Dr. en 2001. En los 5 años entre una película y otra, Lynch se dedicó a la producción de cortometrajes, e incluso dirigió un vídeo musical para Rammstein.

La carrera de David Lynch ha tenido altibajos, que incluye filmes muy logrados como The Elephant Man (1980), Blue Velvet (1986) y Mulholland Dr. Inland Empire tiene una premisa argumental muy similar a Mulholland Dr., aunque en su intento de reelaborar la trama de esta última Lynch ha perdido un poco la brújula.

Inland Empire dura casi 3 horas, sumergiéndonos, a través de un ejercicio visual prodigioso, en la pesadilla de una atractiva aspirante a actriz, Nikki (Laura Dern), quien luego de recibir la visita de su extraña vecina empezará a ver el futuro de un día después. Nikki tiene la oportunidad de participar en su primer película, bajo la dirección de un importante realizador (Jeremy Irons), teniendo como compañero de reparto a un actor pedante (Justin Theroux).

El título de la película viene del nombre de aquella zona residencial ubicada al este de Los Ángeles. Su argumento está armado como si se tratara de muñecas rusas: el sueño de Nikki estará contenido en otra realidad, y ésta a su vez en otra trama, que se irá desarrollando conforme Lynch nos lleve más y más lejos en este laberíntico recorrido sin mucho sentido. Nikki vive en su personaje de Susan la historia de la película en la que está trabajando.

Lynch recicla imágenes de su cortometraje Rabbits (2002), con actores disfrazados de conejos (voces de Naomi Watts y Laura Elena Harring), y otras tantas imágenes que no aportan casi nada a la historia (los bailes de las prostitutas, las sesiones psiquiátricas de Nikki/Susan), que nada más sirven para hacer más cansada la película.

Junto a la trama de Nikki, vemos en paralelo la historia de una chica polaca (Carolina Gruszca), secuestrada por unos mafiosos. Dicen las malas lenguas, que Lynch filmó esta película con un guión que fue escribiendo sobre la marcha, y que reeditó al ver que los primeros espectadores no entendían nada de lo que veían. Esto es evidente, ya que la película es un gran desbarajuste que no mejoró mucho con la segunda edición.

Pasadas las primeras dos horas y media del filme, uno llega a la solución del enigma planteado, como sucedía en la vuelta de tuerca final de Mulholland Dr. El mérito del espectador será llegar hasta ese momento. Lynch juega con el tiempo y el espacio fílmicos, volviendo a explorar el film noir y el cuento infantil estilo “Alice in Wonderland”. Es tan hábil en su estética edición, en su creación de atmósferas y sonidos sobrecogedores, que uno puede caer en la trampa de creer que está ante la gran película del realizador, con todo y su happy-end, cosa que está muy lejos de ser la realidad.

++ El DVD no contiene buenos extras, nada más ficha artística, ficha técnica, ficha de doblaje, el trailer y filmografías.

2 comentarios:

Xavier Vidal dijo...

Me compré el dvd y es deficiente: sin extras, sin nada...

La película me sobresaturó, a ratos me aburrió y otros momentos me entusiasmaron. La recuperaré alguna tarde de verano... pero creo que Mulholland drive es mucho mejor. Pero mucho mucho.

Saludos

http://cachecine.blogspot.com

Àlex Frias dijo...

Soy de la misma opinión Xavier, como pudiste ver en mi reseña. Esperemos que lo próximo de Lynch sea mejor.

Páginas vistas en total