jueves, 7 de mayo de 2009

EL CARTEL...CLÁSICO

Una conmovedora y, al mismo tiempo, triste ilustración, más un versátil manejo tipográfico, son las estrategias para el cartel del primer "largometraje" de Chaplin, "The Kid" (1921).

El cartel de The Kid (1921) contiene una de las imágenes más icónicas de Chaplin: Charlot, su personaje del vagabundo, sostiene de la mano a "el chico” del título, interpretado por Jackie Coogan, quien décadas más tarde interpretaría al pelón tío Fester de la teleserie The Adams Family en los 1960. Fue el primer largometraje de Chaplin, es decir, su primer película de 1 hora de duración aproximadamente. La imagen del cartel, con seguridad, habrá causado en esa época sensaciones encontradas en los espectadores.

Para unos su imagen habrá sido conmovedora, para otros sobrecogedora, debido al aire de melancolía, pobreza y tristeza que transmite la ilustración. Vale recordar que, prácticamente, todos los carteles en la época del cine silente eran pinturas en su totalidad, incluso con la tipografía trazada casi a pulso y con pincel.

The Kid es una de las mejores películas de Chaplin. A pesar de los escenarios pobres en los que se ambienta, es decir, el barrio conflictivo en el que vive Charlot, es una película con mucha comicidad. Por el contrario, su cartel es algo triste, y explotaba el sentimentalismo que Chaplin supo manejar con mucha habilidad en su película. Esto lo vemos también en otro de los carteles de la película, que se inspiraba en otra escena memorable: aquel abrazo que se dan al final Charlot y “el chico”, cuando el primero logra rescatarlo de los villanos que intentan alejarlo de su lado.


Otro cartel explotaba la misma estrategia sentimental en su ilustración: la entrañable relación paternal que Chaplin establecía con el niño Jackie Coogan en el filme.

Por otro lado, el cartel tiene uno de los taglines más antiguos y largos que se haya visto en un cartel de cine: “This is the great picture upon which the famous comedian has worked a whole year”. Y más abajo, se lee, en tipografía más grande: “6 reels of joy”, como si fuera una especie de "garantía" al espectador de que iba a divertirse por más tiempo que en muchos cortos anteriores producidos, protagonizados y dirigidos por Chaplin.

A pesar de su sencillez, el artista que diseñó el cartel supo lograr una composición que atrajera la atención del espectador de manera inmediata, en especial, por su atractivo manejo tipográfico. Recurre nada menos que a… ¡7 tipografías distintas! Con toda esta variedad de tipos (iluminadas con un par de colores bien armonizados), el cartel no luce sobresaturado. La tipografía que más llama la atención, es la letra manuscrita del nombre de Charles Chaplin, intentando imitar la firma del realizador. Es como una invitación del mismo Chaplin para entrar a ver y disfrutar su trabajo más novedoso en años.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total