lunes, 1 de diciembre de 2008

JACKIE BROWN * * * *

Lo que llama poderosamente la atención en el cuarto largometraje de Quentin Tarantino, Jackie Brown (1997), es la manera en que rescató del olvido a dos emblemáticas figuras del cine de los 1960 y 1970: Pam Grier, un icono del blaxploitation, y a Robert Forster, famoso actor de los 1960, a quien redescubrí posteriormente en el semidocumental de 1969 “Medium Cool”. En Jackie Brown, Tarantino los sitúa a ambos como protagónicos, emulando con su película algo del estilo blaxploitation.

Basada en la novela de Elmore Leonard, Rum Punch (1995), Jackie Brown toma como referencia, desde el título, aquel filme también protagonizado por Pam Grier, “Foxie Brown”. El inicio es sumamente musical, escuchándose de fondo el tema “Across 110th Street” (interpretado por Bobby Womack). Jackie Brown (Pam Grier) parece flotar delante de un fondo de mosaicos azules, en un largo plano que marca el inicio de uno de los más logrados thrillers de Tarantino.

Tarantino opta por un ritmo narrativo tranquilo, con muchos planos fijos, mientras deja a sus personajes tener esos largos diálogos característicos, como esa plática entre Max Cherry (Robert Foster) y Jackie sobre la buena y mala música, la revolución de los CDs, el negocio de las armas en el que está involucrado Ordell (Samuel L. Jackson), o diálogos que parecen no ir a ningún lado, pero que dirigidos y escritos por Tarantino tienen intensidad y humor.

Jackie Brown es azafata en una aerolínea mexicana, y se ve envuelta en un gran problema cuando le encuentran una gran suma de dinero y una pequeña cantidad de droga. Max Cherry, asesor legal de cuarta y especialista en expedir fianzas, ayudará a a Jackie, pero inevitablemente quedará prendado de ella. Hay que ver como, saliendo de la cárcel, Jackie emerge de las “tinieblas”, mientras Max parece estar descubriendo a una diosa. Ambos quedan inmersos en una red de tráfico de armas y droga.

Tarantino se permite pequeñas extravagancias, como la pantalla dividida para narraciones alternas, así como flash-backs, utilizados con inteligencia, para saber imprimir adecuadamente el suspenso en ese centro comercial donde tiene lugar el plan de Jackie y Ordell. Esta secuencia permite a Tarantino introducir elementos interesantes, a modo de “reciclaje cultural”, como esas novelas baratas de bolsillo que Jackie guarda en la bolsa de ropa con dinero.

Entre el reparto se encuentra también Robert DeNiro, como un silencioso y decadente ex presidiario amigo de Ordell; Bridget Fonda y Michael Keaton, este último como un agente de narcóticos. Jackie Brown es un intrigante filme de suspenso, escrito y dirigido en una forma que raya la perfección. Es la última gran obra de Tarantino, cuya banda sonora incluye a los Delfonics y a Randy Crawford. ¡De lujo!

++ Jackie Brown estuvo disponible en DVD, y ahora se encuentra descatalogado por la distribuidora.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total