miércoles, 25 de junio de 2008

21 GRAMS * * * * 1/2

El realizador mexicano Alejandro González Iñárritu tiene en 21 Grams (E.U., 2003) uno de sus trabajos más experimentales, así como la segunda parte de una trilogía escrita por el guionista Guillermo Arriaga, que iniciara con Amores Perros (2000) y concluyera con Babel (2006).

Apoyado por un impecable reparto, Iñárritu entrelaza en 21 Grams tres historias distintas, a manera de un puzzle narrativo, girando todo alrededor de una tragedia, marca de “autor” en la obra de Arriaga, como sucedía en Amores Perros y Babel: reflexiones acerca de lo cíclico de la condición humana, la impulsividad, los destinos enlazados, el efecto en cadena de un dramático suceso y la incertidumbre sobre el futuro, más cargado de dudas que de respuestas. La película consolidó a Iñárritu como un realizador propositivo en sus temas, arriesgado en el tratamiento de los mismos, con un estilo visual denso, cargado e inquietante.

La película va estableciendo un juego narrativo, en instantes desconcertante y agotador, revelando poco a poco las claves y situaciones de lo que vendrá después. Las piezas del juego tienen la figura de Sean Penn, un matemático a punto de someterse a un transplante cardiaco, en tanto su vida está sometida a la silla de ruedas y a un tanque de oxígeno; luego Naomi Watts, ama de casa y madre de familia, afectada por una fuerte adicción a las drogas, y finalmente Benicio del Toro (en una de las mejores actuaciones de su carrera), un ex presidiario que intenta corregir su camino en una devoción religiosa exacerbada.

21 Grams fue el debut de Iñárritu en Hollywood y buena parte de su equipo técnico es el que ha venido colaborando con él desde hace tiempo: Rodrigo Prieto en la dirección de fotografía, dota al filme de un tratamiento visual similar al de Amores Perros (cámara en mano nerviosa, inquieta y película de grano reventado), Brigitte Broch en la dirección de arte consigue notables atmósferas opresivas y muy realistas, Gustavo Santaolalla en la composición de una banda sonora con sus inconfundibles y acústicos acordes en guitarra y, finalmente, Guillermo Arriaga como autor del guión, separado de Iñárritu después de diferencias creativas en ese rubro en Babel.

Sin embargo, no deja de ser admirable el hecho de que Iñárritu haya empezado con el pie derecho en el, por lo regular, inaccesible y cerrado universo de Hollywood.

++ La película puede conseguirse en edición austera y otra edición especial para coleccionista y con estuche metálico. Esta última contiene extras como un libreto de 16 páginas y un documental "detrás de cámaras".

3 comentarios:

Joel Meza dijo...

Lo único que puedo decir: que ya suelte la batidora González Iñárritu. Ni Amores Perros, ni 21 Gramos ni Babel me han gustado. Tengo curiosidad de ver su siguiente película, sin Arriaga. Arriaga sin González, me gustó en Melquiades Estrada (aún con un poco de batidora, mucho mejor usada, en este trabajo con Tommy Lee Jones) ahora me falta ver algo que me guste de González sin Arriaga.

Àlex Frias dijo...

No entiendo la referencia a la batidora Joel :) pero mira a mí las tres, en general, me gustaron. 21 Grams fue la que más me gustó, luego Amores Perros y al final Babel.

Melquiades Estrada es magnífica, pronto subiré una reseña de la misma. Pude felicitar a Guillermo personalmente el día que estuvo promocionando la peli en México, junto a Tommy Lee Jones, este último accesible y muy profesional con la prensa.

Veremos que nos trae mi tocayo Alejandro González con su nuevo filme, también tengo ganas de verlo.

Joel Meza dijo...

Alex, la batidora, tú sabes: tomar el guión, echar las páginas en una batidora, sacarlas y filmar en el orden en que quedaron...

Páginas vistas en total