sábado, 30 de marzo de 2013

HOTEL TRANSYLVANIA * * 1/2

En Hotel Transilvania (2012) tenemos la idea de reunir nuevamente a los monstruos más famosos del cine (Drácula, la Momia, el Hombre Lobo y Frankenstein) en versión animada. Es interesante su enfoque hacia una comedia paródica. Drácula (Adam Sandler) tiene el clásico acento a la Bela Lugosi, burlándose tanto de la versión de la Universal como del vampiro marioneta de Sesame Street (¡Yo no digo Blah, Blah, Blah!). El problema es lo poco original que resulta al querer ser también una especie de  versión animada de Twilight, pero a la inversa. La hija de Drácula (Selena Gomez) es una vampiro saliendo de la adolescencia, en busca de tener más libertad y salir del encierro bajo el cual la tiene su sobreprotector padre, quien administra el famoso Hotel Transilvania del título. El hotel única y exclusivamente aloja monstruos y otros seres paranormales, como fantasmas, zombies, etc. En este lugar reina un caótico y monstruoso orden.

Al lugar llega un joven turista despistado (voz de Andy Samberg), creyendo que se encuentra en una    fiesta de Halloween. El chico acaba cayendo rendido ante los colmilludos encantos de Mavis, la hija del conde. Sin embargo, nuestro amigo se encuentra en un gran peligro, ya que si los demás monstruos se enteran que entre ellos se encuentra un humano invasor, será su fin. La mayor parte del filme es sobre las dificultades de Drácula, el verdadero personaje en toda esta fiesta de los horrores, para proteger al chico. Su plan: hacerlo pasar por un familiar de Frankenstein (Kevin James) con un poco de maquillaje y tratar de sacarlo del hotel a salvo. ¿O será que lo único que desea es mantenerlo alejado de su adorada primogénita, quien se encuentra celebrando su cumpleaños número 118? Es decir, la que puede verse como la mayoría de edad en una chica vampiro.

Inesperadamente, el filme ganó el Globo de Oro a la Mejor Película Animada este año. No estamos ante nada extraordinario ni mucho menos. Lo que sí, es que estamos ante el primer trabajo rescatable de Adam Sandler en años, el cual, por fortuna, nada más involucra su voz. Es un entretenimiento familiar dirigido, más que nada, a los pequeños y que se rían ante el montón de gags que, sin mucho control, se amontonan desde el inicio. La verdad sea dicha, muchos de ellos son graciosos, especialmente los cachorros hombre lobo y cómo hacen sufrir a su padre (Steve Buscemi), o la parte en que nuestro escuadrón se infiltra en un carnaval de fanáticos de monstruos. Ideal para mantener a los  niños entretenidos por una hora y media.

YO NUNCA DIGO BLAH-BLAH-BLAH.
Drácula como un padre al borde de la locura.





No hay comentarios:

Páginas vistas en total