miércoles, 5 de diciembre de 2012

LADY AND THE TRAMP * * * *


BELLA NOTE. Scramp y Lassie en romántica cena.

Una de las más perrunas películas de la Disney. Puede que esto sea debatible, ya que 101 Dalmatians (1961) merece también estar en dicha posición. Digamos que tanto esta como Lady and The Tramp (1955), comparten dicho lugar en la memoria de uno; esos clásicos del cine animado que marcan y definen nuestra infancia.  

Lo que es verdad también, es que Lady and The Tramp tal vez sea la película de perros  más romántica jamás hecha, con una escena icónica en el cine de Walt Disney. Me refiero a aquella en la que Lassie (voz de Barbara Luddy), la "lady" del título, una guapa cocker spaniel, se encuentra departiendo un plato de spaguetti con albóndigas, durante su cita romántica con Scramp (voz de Larry Roberts), un perro vagabundo, en el callejón trasero de un restaurante italiano. 

A la luz de una vela y música romántica muy italiana, nuestro perro trotamundos (quien, por cierto, no cree en el viejo dicho "El perro es el mejor amigo del hombre), en un gesto de total caballerosidad de lo más canina, le cede la última albóndiga a su ahora novia. Nada más con eso la película tuvo para pasar a la historia.

Con tan sólo 2 o 3 números musicales, en donde el mejor tiene lugar en una perrera (una verdadera cárcel para perros en el filme), destaca por tener a Peggy Lee (quien cantó en casi todos los números musicales) dando voz a una perra maltés con mucho sexappeal. Ambientada alrededor de los 1910s, la historia es sencilla. Cuenta cómo Lassie, siendo cachorra, llega a vivir a su nuevo hogar, junto a una pareja de recién casados. El logro en el magistral trabajo de animación empieza desde este instante. Cada mínimo detalle en los movimientos, juegos, saltos, etc. del cachorro son reflejados prodigiosamente. En general, la película es todo un estudio sobre motricidad y comportamiento caninos digno de ser admirado.

De ser el centro de atención de la pareja, el foco de consideraciones y muestras de cariño, Lassie verá usurpado su lugar con la llegada del primer bebé en la familia. Teniendo como amigos y consejeros a un terrier escocés y a un sabueso de San Huberto, Lassie tendrá con esta experiencia una oportunidad de madurar, de presenciar y experimentar la maternidad, al convertirse en la principal protectora del bebé. 

Sin embargo, el mundo de la cocker se pondrá nuevamente de cabeza, cuando el carismático y encantador Scramp se aparezca en su vida. El perro suena como Gene Kelly, aunque en lugar de bailar, tiene otro don, el de una visión de la vida realista y terrenal. Scramp le revela a Lassie (quizás por lo que ha vivido, aunque no da muchos detalles al respecto) la cruel realidad de lo que es vivir junto a los humanos. La suya, podría decirse, es una visión totalmente "anti doméstica" para un perro.

Son dos diferentes mundos, que se encuentran para ver que entre ellos hay mucha química perruna. Es el clásico amor que parece imposible; aquel que acaba sobrepasando la barrera de la clase social. Esencialmente, tenemos el relato sobre las aventuras de una refinada perra, donde tiene que salir de la reclusión de su hogar para conocer el mundo y vivir en carne propia las sorpresas que le depara. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total