jueves, 14 de junio de 2012

PROMETHEUS * * * 1/2

Logan Marshall, Noomi Rapace y Michael Fassbender.


Ridley Scott ha afirmado que en lo que menos estaba pensando al filmar Prometheus (2012) era en Alien (1979), la película con la que el realizador británico dio origen a la saga de ciencia ficción y horror en el espacio. Es posible que tenga algo de razón. Prometheus, aunque es muy visible, no alcanza la genialidad de aquella película seminal, una de las mejores en su filmografía y que provocó en sus primeros espectadores no pocos sobresaltos. Prometheus es la precuela -o semi precuela- de la saga, una película conformada por un competente reparto, mucho más tranquila tanto en su narración como en su historia. Se toma su tiempo para plantear situaciones, presentar personajes y conducirnos hacia un muy efectivo clímax en donde, para los que recuerden un poco "Alien", dará respuestas sobre esa nave en ruinas que Ripley y la tripulación encuentran en cierta parte de la primer película. 

Michael Fassbender es quien se roba la película, con su fría y robótica interpretación de David, un androide. David construye toda su personalidad en base al T.E. Lawrence de "Lawrence of Arabia" (1962), mientras ve fragmentos de la película de David Lean y repite diálogos de la misma. Fassbender no está nada lejos de lucir como el Peter O'Toole de aquellos años. A lo largo del filme, David se caracteriza por ser una presencia ambigua. No sabemos sus verdaderas intenciones, buenas o malas, como el fiel "mayordomo" futurista de la bella líder y dueña de la nave "Prometheus", interpretada por una más fría y calculadora Charlize Theron. Es el año 2093. Una arqueóloga (Noomi Rapace) y su pareja (Logan "me-parezco-a-Tom Hardy" Marshall Green) encuentran unas pinturas rupestres en una isla escocesa, en donde descubren la pista sobre el origen de los seres humanos. Aparentemente, las culturas más importantes del mundo ofrecen la misma pista: el género humano tiene un origen extraterrestre. Una teoría también conocida como panspermia, o algo parecido. Pero no estamos aquí para discutir eso.

Nuestros arqueólogos, junto a un equipo de especialistas, viajarán en la nave hasta el planeta de donde creen pudo haber provenido la semilla de la vida humana en la Tierra. El viaje está patrocinado por un misterioso anciano millonario (Guy Pearce, con kilos de maquillaje encima), quien les ha dejado un testimonio videograbado. Junto al suspenso creado por el androide y su guapa ama, está el del misterioso planeta por explorar. H.R. Giger, diseñador de los aliens y de todo el concepto visual de los filmes, no participa directamente en la nueva película, pero el diseño de producción está inspirado en su visión original. Hay un contraste marcado entre la impecable limpieza de los interiores de la nave, con el claustrofóbico, obscuro y opresivo ambiente que se respira en las cavernas, donde se internan nuestros exploradores.

El filme es bueno, puedo colocarlo como de los mejores de la saga. Junto a Michael Fassbender, Noomi Rapace ofrece igualmente una notable actuación. Hay una escena, justo cuando las cosas empiezan a calentarse y ponerse emocionantes en la película, de verdadero horror, opresiva, de pesadilla. Noomi Rapace me recordó al John Hurt de la película original, con esa escena antológica del alien bebé saliendo disparado de su abdómen. Aunque eso sí, la arqueóloga se queda lejos de ser una nueva Ripley. Extrañé la acción de las películas anteriores, el horror constante de las primeras películas, pero es un buen filme de ciencia ficción. Especial mención merecen Idris "Luther" Elba, interpretando al piloto de la nave, y Rafe Spall, ambos muy bien en sus papeles. La desventaja de Prometheus es la gran distancia que la separa de la última película (Alien: Resurrection, 1997). ¿El "culto" hacia Alien resurgirá? Por cierto, pude ver el filme en 3D y, sinceramente, no siento que tenga ventaja alguna sobre la versión en 2D. 

No hay comentarios:

Páginas vistas en total