jueves, 23 de diciembre de 2010

CHLOE * * * *

Amanda Seyfried y Julianne Moore jugarán con fuego en "Chloe".

Con Chloe (2009), el realizador egipcio Atom Egoyan ha sido acusado de haberse traicionado a sí mismo, dirigiendo una película "de encargo". ¿Qué director no ha tenido que hacer películas "de encargo"? Hasta un director como Egoyan, con obras magníficas como "Ararat" y "Exotica" puede, en algún momento de su carrera, desviarse del camino. ¿Es una película muy lineal? Tal vez sí. ¿Una película -al menos para los niveles de Egoyan- algo tímida en su exposición de la sexualidad femenina?   Puede ser. El caso es que "Chloe", basada en el filme francés "Nathalie" (2003), dirigida y escrita por Anne Fontaine, es un trabajo de todas formas digno de verse.

Es extraño no ver a Elias Koteas, actor fetiche de Egoyan, interpretando algún papel. La película está escrita por Erin Cressida Wilson, autora de Secretary (2002) y Fur: An Imaginary Portrait of Diane Arbus (2006). Con Chloe, es cierto, parece que estamos lejos de estar viendo una película de Egoyan. La historia es, básicamente, un melodrama familiar, pone en la mira las relaciones disfuncionales entre un matrimonio y su hijo veinteañero. El acercamiento a una historia que parecería un melodrama hollywoodense, es genial y arriesgado. Tiene como centro la manipulación de las emociones a través de la fantasia y la imaginación. El catalizador es Chloe, una bella chica interpretada por la rubia Amanda Seyfried. Chloe es una prostituta, quien por azares del destino acaba encontrándose con Catherine (Julianne Moore, soberbia), una ginecóloga y madre de familia, en medio de una crisis matrimonial con David, su marido (Liam Neeson, estupendo). David es un académico universitario, que gusta ponerse amigable con toda chica que se le pone enfrente. O al menos así lo ve Catherine, quien no nada más lleva una fría y distante relación con su hijo aspirante a músico, Michael (Max Thieriot), sino que incluso tiene la idea de que su esposo le es infiel.

Catherine tendrá un plan, que será tan peligroso como emocinalmente masoquista. La deprimida esposa encargará a Chloe seducir a su esposo, sin reservas ni conseciones, para comprobar si este es capaz de caer en la tentación y serle infiel. Lo que al principio serán torturantes sesiones para Catherine, en donde escuchará lo que Chloe ha ido "logrando" con David, se irá convirtiendo en una obsesión para la doctora, dejando que todo vaya tan lejos como sea posible. Poco a poco, los relatos de Chloe le causarán una peligrosa fascinación sexual a Catherine, quien irá construyendo en su mente las infidelidades de su marido, con su propia imaginación y fantasias. Sin embargo, el plan se le irá escapando de las manos a Catherine, hasta quedar sin remedio atrapada en una red de manipulación emocional y psicológica.

Es verdad, tenemos una película eróticamente light para los estándares de Atom Egoyan. Lo que sabe hacer magnífícamente el realizador, además de lograr inolvidables actuaciones de todo el reparto, es un relato de constantes pulsasiones eróticas, de una creciente tensión sexual entre la obsesionada Catherine y la ambigua Chloe. Camaleónica, de mirada inocente y enormes ojos azules, Chloe, gradualmente, va sacando a relucir un lado obscuro. Amanda Seyfried, quien siempre me ha parecido mejor cantante que actriz, consigue un pathos intenso, una de sus mejores actuaciones a la fecha. Es un duelo actoral  magnífico, entre la siempre genial Julianne Moore y Amanda Seyfried.

No será la mejor película de Egoyan, pero está llena de elementos perdurables. Es admirable la dirección fotográfica de Paul Sarossy,  así como el uso de las locaciones de Toronto (ciudad constante en la filmografía del realizador). La banda sonora escrita por Mychael Danna es profunda y perturbadora en partes iguales. Como un relato maduro de sexualidades reprimidas, Chloe es una obra valiosa e interesante de Egoyan.

++Si quiere saber por qué Catherine y su hijo Michael llevan una relación fatal en la historia, aquí va una ayuda. En la versión final quedaron eliminadas algunas escenas, en la que Catherine cuenta a Chloe cómo hizo que Michael terminará una relación con su maestra de música, 10 años mayor que él. Por esta razón, Michael -aparentemente sin explicación alguna- se encuentra en la película sumamente distante y enfadado con Catherine.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total