miércoles, 15 de septiembre de 2010

CRAZY HEART * * *

Jeff Bridges y Maggie Gyllenhaal en "Crazy Heart"
No son muy diferentes los caminos turbulentos que siguen muchos músicos, no importa el género músical al que pertenezcan. Sea el rock, el jazz, el soul o el country, como pudo verse en Walk the Line, biopic sobre Johnny Cash, y ahora Crazy Heart (2009), los músicos siempre pasan por una racha autodestructiva, debido a una adicción a las drogas, al alcohol, o ambas. No es muy común verlo en músicos country, pero en Crazy Heart el personaje ficticio interpretado por Jeff Bridges, un legendario guitarrista de country (que de lejos parece todo menos una leyenda), es un hombre que vive la mayor parte del tiempo borracho, abajo y arriba del escenario.

Crazy Heart fue una de las películas con varias nominaciones al Oscar este año, entre ellas la de "Mejor Actor" para Jeff Bridges, el cual ganó. La actuación de Jeff Bridges me gustó, aunque no me parece que sea lo mejor de su carrera, aquella que sirva para consagrarlo. Es decir, Bridges es ya un experto interpretando personajes como Bad Blake, el guitarrista en cuestión, hombres emocionalmente derrotados, hundidos, en extremo despreocupados por todo y todos; de apariencia desgarbada y descuidada. Hubo muchos momentos en Crazy Heart en los que parecía que estaba viendo una secuela de The Big Lebowsky (1998), película que acabó más o menos encasillando a Bridges por su personaje perezoso-pobrediablezco-bueno-para-nada de "The Dude". ¿"The Dude" ha regresado como músico country? Es difícil no sentirlo, especialmente, en la primera parte, con los conciertos que Blake da en el boliche.

Basada en la novela de Thomas Hobb, Crazy Heart no nos cuenta nada substancialmente nuevo. Sólo nos ayuda a reafirmar lo que ya sabemos: hay músicos autodestructivos, no importa cuán talentosos sean, que necesitan tocar fondo en sus adicciones para darse cuenta de lo mal de su situación. Unos sobreviven y otros se quedan en el camino. El caso de Blake es uno optimista, de final feliz, debido a que la historia que nos cuenta el actor y director debutante Scott Cooper es una inspiradora y edificante. En efecto, lo que a la Academia de Hollywood le gusta premiar siempre que puede.

Es difícil no empatizar con Blake, no importa lo alcohólico que sea. El alcohol no es más que uno de sus problemas. Conduciendo eternamente por la carretera una van de 1978, Blake lleva a cuestas el haber abandonado a su hijo siendo un niño, el tener una pésima relación con su agente (James Keane), el vivir bajo la sombra de un famoso músico joven, a quien enseñó todo lo que sabe (Collin Farrell, en una pequeña participación), y no haber compuesto una sola canción que valga la pena en mucho tiempo. En pocas palabras, Blake no sabe estar a la altura de un músico de su categoría. La fama le importa poco a Blake. Sólo quiere seguir componiendo y tocar la guitarra, siempre junto a una botella de whisky.

Junto a la notable actuación de Jeff Bridges, se encuentra también la magnífica banda sonora compuesta por T-Bonne Burnett, con un par de canciones nominadas al Oscar, aunque nada más una de ellas premiada. Estoy más acostumbrado al bluegrass característico de Burnett, pero debo decir que me ha sorprendido su versatilidad y, además, sensibilidad para el country, ambos géneros relacionados entre sí de todas formas. Lo mismo puedo decir de Jeff Bridges, quien canta todas las canciones, con un mínimo de esfuerzo vocal, pero escuchándose genial.

No me ha quedado claro porqué Maggie Gyllenhaal fue nominada como "Mejor Actriz de Reparto". Sí me ha convencido su actuación de madre abnegada, dispuesta a darlo todo por su pequeño hijo, e intentando tener química romántica con Jeff Bridges. Es sólo que siento que ella tiene trabajos mucho mejores que este, más al nivel de un Oscar. En pocas palabras, aunque he disfrutado Crazy Heart (más por su parte musical que por otra cosa), creo que es un filme sobrevalorado.

++Disponible en una edición en DVD, con la banda sonora incluída. Los extras incluyen escenas eliminadas y el trailer cinematográfico.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total