lunes, 28 de diciembre de 2009

SHALLOW GRAVE * * * *

Christopher Eccleston, Kerry Fox y Ewan McGregor como 3 amigos entrañables en "Shallow Grave", cuya amistad se tambalea por culpa de una millonaria suma de dinero.






Después de una trayectoria como realizador televisivo, Danny Boyle debutó con la que es una de sus mejores películas, Shallow Grave (1994). Pequeña en apariencia y sin tender mucho a la narración caótica de Trainspotting, su siguiente película, Danny Boyle experimentó en Shallow Grave con un relato de misterio que arrancaba con una premisa por demás interesante: el hallazgo de un cadáver con una maleta llena de dinero en un espacioso apartamento, que comparten 3 amigos, uno de ellos una chica de buen ver (Kerry Fox). Los amigos se encuentran buscando un cuarto compañero con quien compartir el lugar, apenas amueblado y con espacio de sobra. La historia tiene mucho de Agatha Christie y algo también de Alfred Hitchcock, en donde Boyle juega con la doble personalidad de uno de los personajes, cuya conducta toma un giro insospechado de 360 grados.

Danny Boyle ya dejaba ver los que serían ciertos elementos comunes en su filmografía: un personaje que se redime al final, el accidental encuentro de una cuantiosa suma de dinero, que pondrá de cabeza la vida de todos y cada uno de los personajes, así como el inicio de la narración con frases memorables como “dicen que un amigo es para siempre”. Uno de los personajes nos cuenta la historia desde ultratumba, y lo que nos queda después es entregarnos a la historia para desentrañar el misterio de lo que le ha pasado a este narrador y, además, ver qué pasara con una amistad tan entrañable luego de encontrar miles y miles de libras en una maleta.

Lo que mejor consigue reflejar Danny Boyle, es una constante sensación claustrofóbica dentro del apartamento, lugar donde se desarrolla la mayor parte de la historia. Con el tiempo, lo importante no será desentrañar el misterio de quién es el hombre muerto y cómo murió (algo que de todas formas nunca queda aclarado), sino descifrar las personalidades de los amigos, interpretados también por Ewan McGregor y Christopher “Doctor Who” Eccleston, en medio de sus constantes cambios. No es que Boyle haya reinventado el cine británico de gángsters o de suspenso con Shallow Grave, pero marca la diferencia gracias a su sencillez narrativa y el uso inteligente de ciertos elementos genéricos de aquel cine, incluyendo la comedia juvenil, lo que la hace un trabajo original y rescatable.

1 comentario:

Joel Meza dijo...

Coincido, Alex: Shallow Grave es una de las mejores cintas de Boyle (al menos no incluyó otro de los elementos que ahora son comunes en su filmografía: el personaje central bañado en mierda...).
Creo que Danny Boyle, desgraciadamente, ha venido de más a menos. O, en todo caso, tiene unos altibajos bien canijos...

Páginas vistas en total