miércoles, 21 de marzo de 2012

INFAMOUS * * * * *

Esta es la película por la que Sandra Bullock debió de haber ganado el Oscar en 2010. Interpretando a la escritora Harper Lee, autora de To Kill a Mocking Bird y gran amiga de Truman Capote, su actuación es digna de, al menos, una nominación al Oscar. Como sea, es Truman Capote el personaje principal de Infamous (2006), interpretado portentosamente por Toby Jones. Su actuación me parece más arriesgada que la de Philip Seymour Hoffman en Capote (2005), película que podría ser una imagen especular de esta. Diferentes versiones y aproximaciones de una misma historia. Si por algo me gustó más Infamous, fue precisamente por la más completa, carismática. graciosa, sardónica y, a la vez, más dramática actuación de Tobey Jones, sin demeritar en lo absoluto la también extraordinaria actuación de Hoffman.

Producida por la Warner Independent Pictures, tenemos una combinación de falso documental con melodrama, que está por encima de ser un telefilme cualquiera. Esto por sus notables valores de producción, de grandes alcances para una producción independiente. Son dos los que merecen especial atención: su estupenda fotografía, de gran inspiración en especial en escenas exteriores, para captar en toda su magnitud los paisajes de la campiña de Kansas. Luego, su diseño de producción, rico en detalles que merecen una doble revisión del filme, una combinación entre lo kitsch (esos rojos intensos durante las reuniones, la inspiración japonesa en cierto restaurant) y los austero en las casas de campo. La historia es una adaptación del libro de George Plimpton, y no muy lejos de lo ya visto en Capote, es decir, la concepción y proceso que el escritor siguió para escribir el que es considerado como su mejor libro, "In Cold Blood". 

Sin duda, es una película menos fría y solemne que Capote. La aproximación que elige el realizador, Douglas McGrath (quien ha colaborado con Woody Allen como actor y coguionista, esto último en Bullets Over Broadway), es una más colorida, y no nada más desde el punto de vista del diseño y fotografía, sino por el sentido del humor y simpatía que el Capote de Jones (con todo y la característica voz) irradia en muchos momentos de la película. Es un Capote carismático, sociable, lleno de anécdotas (las de Humphrey Bogart son las mejores y las competencias de fuerzas de brazo agregan un aspecto interesante a la personalidad del personaje, por su abierta homosexualidad) y, lo más marcado, su excentricidad. Y aquí hay un punto más a favor que olvidaba, el diseño de vestuario. Pero también está el lado negativo de Capote, el indiscreto, chismoso, incapaz de guardar secretos íntimos de sus amigos y de cuestionable moralidad.

El reparto es muy atractivo. Además de Sandra Bullock, con un aire tranquilo y melancólico que no abandona nunca, participan Sigourney Weaver, Peter Bogdanovich, Isabella Rosellini, Hope Davis, Jeff Daniels y Daniel Craig (con pupilentes obscuros y cabello teñido), este último como Perry Smith, uno de los asesinos de la familia. Aquí la relación que se establece entre el escritor y el condenado a muerte va más allá de lo visto en Capote, en donde apenas quedaba sugerida la atracción que el primero  sentía por el asesino, en quien descubrió un alma sensible y artística. La celda se convierte en un pequeño espacio de confesiones, con momentos tensos, algo violentos, en donde el escritor de confesor se convierte en confesado, desnuda su alma y exhibe todas sus debilidades al condenado a muerte. Algo es seguro, si bien Capote utilizó a los dos presos como material para conseguir un famoso bestseller, no acabará inmune emocionalmente y la experiencia, se nota, lo dejó marcado de por vida. 

Toby Jones y Daniel Craig.


No hay comentarios:

Páginas vistas en total