domingo, 15 de agosto de 2010

IN BRUGES * * * * *

Brendan Gleeson y Colin Farrell, una pareja dispareja de matones en "In Bruges".





No hay reglas para las buddy movies (películas de parejas disparejas). De hecho, creo que no hay reglas rígidas para ningún género cinematográfico. Siempre se pueden reinventar y combinar con otros géneros. In Bruges (2009) es otro de esos claros ejemplos de cómo un escenario puede influir en el tono emocional de la historia, así como en el desarrollo de los personajes. La pareja protagónica, formada por una magnífica mancuerna entre los actores irlandeses Colin Farrell y Brendan Gleeson, nos atrapa por su química desde el principio. No es precisamente una pareja de policias (como usualmente vemos en las buddy movies), sino una de matones a sueldo. Uno de ellos lleva una carga emocional que lo conducirá a tomar decisiones extremas.

Como su título indica, toda la historia se ambienta en la ciudad belga de Brujas, el escenario más improbable de todos para que un par de asesinos se reúnan. A Ray (Farrell), le dará soberamente igual el hecho de que se encuentre en una ciudad medieval, llena de arquitectura antigua y gótica, en dónde el tiempo parece haberse detenido. Mientras, Ken (Gleeson) verá una gran oportunidad para empaparse de cultura, arquitectura religiosa y disfrutar de los atractivos y tranquilidad de la ciudad.

Lo interesante es ver los giros inesperados que toma la historia en un solo sitio. Apenas y puedo decir el pretexto de los personajes para estar en Brujas, sin el peligro de revelar mucho de la trama: ocultarse en dicha ciudad por orden de su lunático y psicópata jefe, Harry (Ralph Fiennes, fenomenal). Además, habrá que eliminar a un sujeto por un “trabajo” que tuvo resultados lamentables. Será sorprendente ver de quién se trata, y quién tendrá que llevar a cabo el trabajo.

La relación entre Ray y Ken es, prácticamente, la de un padre e hijo. Es cómica al principio (la explicación de Ray para no subirse a observar la vista desde una torre: “¿para qué me subo a ver lo mismo que veo aquí abajo?”), aunque con el tiempo se torna en algo inusualmente conmovedor. Ahí es donde radica el corazón de algo que, a final de cuentas, es un thriller. Pero no cualquier thriller de acción. Este es el primer largometraje del también escritor teatral Martin McDonagh, y su debut es grande, no en el sentido de “superproducción”, sino por su notable manera de construir un gran suspenso. En ese climax final, todavía hay mucho que los personajes nos revelan, incluso el peor de los psicópatas, los peores terrores en cada uno de ellos.

++ Disponible únicamente en DVD. Los extras incluyen escenas inéditas y ampliadas, escenas cómicas, "Un paseo en barco por Brujas", etc.

2 comentarios:

Joel Meza dijo...

Una de mis favoritas del 2008/2009. Alex, recuerdo que cuando la ví, no sabía que salía Ralph Fiennes, así que su aparición fue otra más de las sorpresas que me provocaron asombro y carcajadas.
Muy buena reseña.

Àlex Frias dijo...

Yo si habia escuchado antes de verla sobre Ralph Fiennes, y me esperaba un papel más pequeño para él aquí. Pero he quedado sorprendido. En los pocos minutos que aparece, su presencia es poderosa, como siempre.
Gracias Joel!

Páginas vistas en total