martes, 27 de abril de 2010

ERAGON * *

"Eragon" es una poco inspirada mezcla de Star Wars con Lord of the Rings, con unos villanos que rozan la serie B.





Con Eragon (2006) parecía haberse inaugurado una nueva trilogía fantástica. Han pasado casi 4 años desde su estreno, y no ha habido noticia sobre la producción de una segunda parte. Eragon es la adaptación de la novela fantástica homónima escrita por Christopher Paolini, joven revelación quien, de la noche a la mañana, sorprendió con el éxito de su serie de novelas.

No he leído alguno de los libros, pero viendo la película no me explico su éxito de ventas. No hay nada nuevo bajo el sol en Eragon, la película, debut en la realización del supervisor y creador de efectos especiales Stefen Fangmeier (colaboraciones destacables en Terminator 2, Jurassic Park, Saving Private Ryan, etc). Las aventuras de un joven con un destino escrito, el Eragon del título (Edward Speleers), quien se descubre a sí mismo como el primer jinete de dragones en mucho tiempo, se sienten como una suerte de “Lord of the Rings” para preadolescentes, que tal vez jamás hayan escuchado antes el apellido Tolkien.

Además, Eragon también es algo como la trama de Star Wars pero instalada en un mundo fantástico-medieval, poblada de hechiceros obscuros, dragones y magia. Eragon es una especie de Luke Skywalker, habitante de una pequeña y pobre aldea, quien súbitamente se verá sólo y sin familia. Su hermano ha abandonado el hogar, mientras que las tropas del malvado rey Galbatorix (John Malcovich) han asesinado a su tío. La vida de Eragon, experto cazador, tendrá un giro más crucial cuando se encuentre en el bosque un huevo de dragón, de donde nacerá una bella dragona llamada Saphira (voz de Rachel Weisz), quien lo elegirá como su jinete. Contrario al dragón visto en Dragonheart, Saphira se comunica con Eragon a través de la telepatía y le transmitirá sus poderes.

La misión de Eragon será vencer el reinado de Galbatorix, junto a Saphira y la ayuda de un veterano experto en dragones, Brom (Jeremy Irons). Su misión se complica cuando tenga que enfrentarse también a un perverso hechicero, Durza (Robert Carlyle), de facha dark- vampírica, que se valdrá de una especie de cavernarios y unos seres putrefactos para detener al chico.

El fuerte del filme son los efectos especiales, que de todas formas no son del todo extraordinarios, así como Saphira. La dragona es una roba-escenas, junto a su simplón y torpe jinete. Nunca pude comprender del todo qué tanto tiene de especial Eragon como personaje, que todos a su alrededor casi quieren dar la vida por él. La trama es más que elemental, predecible, sin mucha fuerza. Aunque, para ser sincero, me divirtió estar descubriendo, aquí y allá, las referencias arriba mencionadas. Por ejemplo, Brom será como un Obi Wan Kenobi, fuerte y sabio consejero de Eragon-Skywalker; Durza es un Darth Vader quien, claro, tendrá un secreto oculto. Arya, una guerrera, es como la princesa Leia, mientras Galbatorix es como el Emperador manejando todo desde su trono. También veremos a un arquero que me recordó a Han Solo. Bueno, tan sólo es mi particular interpretación.

La película acaba funcionando nada más por la adorable dragona y un lacrimógeno final, precedido por una genial batalla que levanta al filme muy tarde. Esperemos que la secuela sea mucho mejor que este poco lucidor debut.

++ Disponible en una edición con estuche metálico y una especial de 2 discos. Esta última contiene extras para los verdaderos fans de la película: La Trilogía de "El Legado", "Los habitantes de Alagaësia", escenas extendidas y eliminadas, guía de pronunciación, storyboards originales, storyboards perdidos, entrevista con Christopher Paolini, guía de animación de Saphira con el comentario de Stefen Fangmeier, trailers y un largo etcétera.

1 comentario:

LuisEVM dijo...

yo lei en una revista que la productora ya no se iba a atrever a sacar la secuela, debido al poco exito de la primera película :)

saluods!!!!

Páginas vistas en total