lunes, 8 de febrero de 2010

EL CARTEL

PRECIOUS * * * *
Para Precious se produjo una pequeña serie de 4 carteles. Todos y cada uno de ellos me han gustado. El mejor, para mi gusto, es el que se ha utilizado para el estreno, una sencilla pintura que resume, en unas cuantas pinceladas, la esencia del personaje principal, interpretada por la actriz Gabourey Sidibe. Una cosa en común que tienen éste y los demás carteles, es que uno de sus temas visuales es la obesidad de la actriz. Lo interesante, es ver cómo lo han sabido manejar los diseñadores sin que resulte exageradamente obvio. En el caso de esta pintura (por cierto, muy expresionista), a través de pinceladas gruesas, bruscas en su trazo, se ha sabido hacer una especie de retrato de la actriz sugiriendo su obesidad sutilmente. Llama la atención el hecho de que no tiene rostro, lo que, irónicamente, hace todavía más atractiva la pintura. Simbólicamente, nos habla de un personaje en búsqueda de su identidad, pero también de una decisión estética del artista para crear en nosotros una empatía más profunda con Precious, nombre del personaje. Al ver el cartel queremos saber más de ella. Apenas 3 colores se han utilizado, y me ha gustado también la idea de poner el título de la película colgado en el collar. El resto de la tipografía es más que simple y de tamaño discreto, tan sólo para los nombres de los actores y los créditos. Por otro lado, también me ha gustado un cartel que ha recurrido a la ilustración como técnica principal, con un fondo naranja y el personaje de Precious en el centro, simbólicamente fragmentado por una mano, perfilada por los mismos trozos de la figura. Un cartel rico en significados y en texturas al mismo tiempo. Difícil decisión decantarse por uno u otro, ya que ambos son magníficos. Es una lástima que en España no hayan utilizado ni uno ni otro. Ha sucedido lo mismo que con Noise: se ha utilizado un cartel en extremo convencional y que parece extraído directo de la caja del DVD.













LUNA CALIENTE * * * *
El cartel de Luna Caliente, la nueva película de Vicente Aranda, es un trabajo tan retro que, al verlo por primera vez, parece de una película de los 1970-1980. Es un cartel con cierta carga erótica, y es notable cómo el tema del beso pasional ha sido plasmado con una técnica, más bien, bidimensional. Si acaso, nada más hay algo de volumen en los labios del rostro superior. Cromáticamente es de una paleta neutra, y como es de esperarse en un cartel de temática romántico-erótica, el rojo está muy presente. Por otro lado, es un cartel de una evidente ambigüedad. La boca gris sugiere una boca femenina, pero también podría ser masculina. El color gris le da una ausencia de identidad. De esta boca gris escurre sangre, con implicaciones simbólicas sobre el dolor físico del amor, pero también del sufrimiento anímico. En resumen, un cartel que apuesta por el minimalismo, en un tema que puede llegar a ser tan complicado visualmente como el del amor erótico, sugerido aquí simbólicamente por unas cuantas líneas curvas.

No hay comentarios:

Páginas vistas en total